[Reseña] «Retrón», de Raúl Gay

De vez en cuando un libro te engancha y no lo lees, lo devoras, en muy poco tiempo. Esas lecturas maravillosas, esas bajadas agradables y fáciles que te devuelven el amor por la palabra escrita, se suelen alternar con libros que tienen más de cuestas arriba, que sabes que son maravillosos, que disfrutas cada palabra, pero que necesitas tiempo y voluntad para llegar al final.