Y Mussolini mató al marido de su hija…

11 de enero de 1944. Verona, Italia. El conde Galeazzo Ciano despierta sabiendo que le va a fusilar tras juzgarle injústamente. No importa que su suegro sea el mismísimo Il Duce, que años antes le había nombrado sucesivamente embajador italiano en Shanghái, Ministro de Prensa y Propaganda y Ministro de Asuntos Exteriores. No importa que sea un héroe de guerra que participara con renombre en la invasión italiana de Albania. No importa que fuera decisivo en los pactos entre Alemania e Italia previos a la guerra.

No, no importa porque él sabe que Alemania es más poderosa que Italia y que si Alemania gana la guerra Italia será invadida, y por eso está en contra de firmar una alianza total. Ha votado a favor de la destitución de Mussolini, Alemania le ve como un peligro y el propio Hitler quiere que se le quite de en medio. Su suegro le ha negado el perdón; su posición a ojos de Hitler sufriría si le indulta. Galeazzo tenía razón, Italia es más débil que Alemania.

Los acusados del Proceso de Verona. Galeazo en el centro. Fuente: Wikimedia.

Galeazzo sabe todo eso mientras camina hacia el campo de tiro de la Fortaleza de San Procolo, donde le atarán a una silla para ser fusilado. Pero logrará girarse y mirar de frente a los voluntarios de la Policía Fascista de Verona que le van a disparar. Recibirá dos salvas pero no dejará de respirar hasta que el comandante del pelotón de fusilamiento le de dos tiros de gracia. Galeazzo sabe todo eso, pero también sabe que su legado le perdurará gracias a su mujer.

Edda Mussolini nació en 1910 hija de Benito Mussolini y Rachelle Guidi, sin saber que la historia acabaría a enfrentando a padre e hija. Estuvo con su padre mientras éste escalaba hacia el éxito, y en Roma conoció y se casó con Galeazzo Ciano, un militar que le apoyaba. Era tan popular que la ciudad de Santi Quaranta en Albania fue renombrada como «Porto Edda» en su honor. Fue portada de la revista Time, donde se la llamó la Dama del Eje, y hay indicios (no está confirmado) de que Heinrich Himmler la nombró líder honoraria de las SS (SS Ehrenführerin).

Edda Ciano, portada de Time el 24 de julio de 1939. Fuente: Wikimedia

Durante la segunda guerra mundial fue voluntaria en la Cruz Roja Italiana. Aunque el transatlántico Lloyd Triestino «Po», que se había convertido en un buque-hospital, fue hundido por aviones británicos, ella se salvó nadando hasta la orilla y siguió su voluntariado hasta 1943.

El 9 de enero de 1944, con su marido condenado pero aún vivo, Edda, la condesa de Ciano, la hija primogénita del gobernante de Italia, toma una de las decisiones más difíciles de su vida, se disfraza de campesina en Verona y huye a Suiza. Entre sus ropas lleva escondidos varios diarios que su marido ha escrito entre 1937 y 1943, detallando todas las tareas que ha llevado a cabo para el régimen fascista, las entrevistas con los diferentes líderes, Hitler incluído, los acuerdos, sus pensamientos… Antes de huír ha dejado escrita una carta de últimos ruegos para Hitler, su padre Benito Mussolini, y el General Wilhelm Harster, comandante de las SS en Italia. No sirvió de nada.

Susan Sarandon interpretó a Edda Mussolini en la miniserie de 1985 de 4 episodios «Musolini y yo«. Bob Hoskins interpretaba a Benito Mussolini mientras que Anthony Hopkins hacía del conde Galeazzo Ciano. Ese mismo año se estrenó Mussolini: The Untold Story, en la que fue interpretada por Mary Elizabeth Mastrantonio.

Edda se refugió en un convento suizo en Neggio, donde las SS no pudieron encontrarla aunque lo intentaron intensamente durante el tiempo de guerra que quedaba. Fue Paul Ghali, periodista del Chicago Daily News, quien oyó hablar de ella, de los diarios que escondía, y fue capaz de encontrarla y sacarlos a la luz. Esos diarios fueron una prueba importante durante los juicios de Nuremberg.

Terminada la guerra, Edda regresó a una Italia en la que su padre había muerto y fue juzgada y condenada a 2 años de cárcel en la isla de Lipari. Al salir se estableció en Roma, y en 1975 publicó una autobiografía: «Mi vida».

Fabrizio Ciano , hijo de Edda y Galeazzo, escribió unas memorias llamadas Quando il nonno fece fucilare papà: «Cuando el abuelo hizo que dispararan a papá».


Un comentario

Deja un comentario