[Microrrelato] Final Feliz

La adivina dejó de leer las líneas de la mano cuando, en la palma de un desconocido, encontró su propio futuro.

Julio 2011

Deja un comentario