A veces, lo que conocemos como civilización se dedica a destruir las mismas cosas que ha jurado proteger.

«La rebelión de los pupilos», David Brin

Deja un comentario