[Microrrelato] Incompleto

Ser el zapato de un hombre tan importante era un gran honor, todos me lo insistían. Pero yo no quería ser pisado día tras día. Merecía ser su guante, su bufanda o su corbata. Insistí hasta lograr el trabajo de cinturón.
Al poco descubrí que nadie es tan importante si va descalzo.

Marzo de 2013

Deja un comentario