[Cita] El Prisionero del Cielo

Los hombres son como las castañas que te venden por la calle: cuando las compras están todas calientes y huelen bien, pero a la que las sacas del cucurucho se enfrían en seguida y te das cuenta de que la mayoría están podridas por dentro.

«El Prisionero del Cielo», Carlos Ruiz Zafón

Deja un comentario