[Microrrelato] Añoranza reprimida

-¡Es una jaula! -graznaban los cuervos.

-No es sólo una jaula -trinaba el ruiseñor-. Es mi casa, y aquí tengo todo lo que necesito.

-¡Es una jaula! -insistían.

-Aquí tengo comida y agua, calor en invierno y una bañera para refrescarme en verano. Me cuidan, me dan cariño. ¿Y qué tenéis vosotros? Nada.

-¡Jaula! ¡Jaula! -se alejaron gritando.

-Marcharos, iros a buscar algo que merezca la pena. ¡No encontraréis nada! -les trinó con histéricos agudos-. Yo me quedo aquí, en mi casa. No necesito vuestra libertad.

Observó sus plumas negras en el horizonte, dándose cuenta de que sólo habían señalado lo evidente.

Noviembre de 2011

Deja un comentario