[Microrrelato] El Castillo de Rocaverde

Los lugareños habían dedicado generaciones a cuidar la roca verde. La regaron para que creciera una montaña, pudaron una fortaleza en lo alto, la defendieron de parásitos extrangeros. Aquella primavera brotaron por fin frutos y el pueblo a sus pies se llenó de leyendas.

Octubre de 2011

Deja un comentario