miércoles, 3 de julio de 2013

La Cúpula (Under The Dome), Stephen King y Brian K. Vaughan

La cadena americana CBS estrenó el pasado lunes 24 de junio el primer episodio de "Under The Dome", basado en el libro homónimo de Stephen King (que también colabora en la serie). La serie, "guiada" por Brian K. Vaughan como showrunner y producida por Steven Spielberg, presenta varias diferencias con los libros que seguro que no tardarán en aparacer en numerosas web bajo el rótulo de SPOILERS. A pesar de la tentación, aquí no encontraréis ninguno.

Foto promocional de la novela original. Esta foto me gusta especialmente por la extraña reacción del humo en el extremo superior de la cúpula.
Fuente: Amazon
No había leído nada de Stephen King (el terror no es mi plato preferido) y me he encontrado con una novela que no es de terror, sino más bien un drama, en su mayoría coral, con tintes medioambientales, sociales y políticos. La idea inicial la tuvo en 1978, con un manuscrito que nunca se publicó (pero que ha subido a Internet) llamado "Los Canívales".

Consigue que se odie, y mucho, a los antagonistas. Lo que mejor me consiguió transmitir fue el sentimiento de impotencia frente a lo inevitable, mientras veía cómo en esa pequeña comunidad de Chester's Mill las cosas empeoraban a pesar de los esfuerzos de los protagonistas.

Veremos cómo evoluciona la serie, que de primeras presenta muchas diferencias con la novela, como el propio Stephen King reconoce en una carta (casan a gente soltera, convierten en asesinos a gente normal, dejan vivos a los que tendrían que morir...). Además, los productores ya han anunciado que el origen de ese extraño campo de fuerza será distinto en la serie que en el libro (mejorando uno de los puntos más débiles de la novela, a mi entender y al de muchos otros).


Para acabar, una cita (sin spoilers):

-En el Jardín del Edén había un árbol -dijo el Chef mientras le pasaba la pipa, de la que salían volutas de humo verde por ambos extremos-. El Árbol del Bien y el Mal. ¿Lo sabes?

-Sí. Sale en la Biblia.

-Por supuesto. Y en ese árbol había una manzana. (...) La carne de esa manzana es la Verdad, y la piel es la Metanfetamina.

0 comentarios:

Publicar un comentario

 
;