miércoles, 6 de febrero de 2013

Arthur C. Clarke y la crisis económica

En 1989, Arthur C. Clarke publicó, junto a Gentry Lee, el libro "Rama II", continuación de "Cita con Rama". Al principio del libro, Sir Clarke nos resume lo que ha ocurrido en los cien años desde el libro anterior, cómo ha cambiado el panorama social, qué crisis hubo, qué personalidades despuntaron. Nos prepara para comprender el trasfondo de los personajes que vamos a seguir. Aunque al final los personajes son humanos, que es lo que importa.

Aunque el día de las citas bibliográficas es el lunes en esta bitácora, no he podido resistirme a reunir aquí un conjunto de perlas que, aunque tienen 24 años, están de total actualidad. Aunque Sir Clarke las situara en el siglo XXIII. Lean y juzguen.

Sir Clarke de joven, cuando sentaba las bases para los satélites de comunicaciones.
Fuente: Destripando Terrones



Empezaron a oírse lúgubres advertencias de un inminente hundimiento económico por encima de los eufóricos gritos de los millones que habían saltado recientemente a las clases medias y superiores. Las sugerencias de equilibrar los presupuestos y limitar el crédito a todos los niveles de la economía fueron ignoradas. En vez de ello, el esfuerzo creativo se quemó en situar de una forma tras otra más poder adquisitivo en las manos de una población que había olvidado cómo decirse "espera", y mucho menos "no".

"Rama II", Arthur C. Clarke y Gentry Lee


Al fin y al cabo, la economía mundial se había estado expandiendo durante más de nueve años, los últimos dos a un ritmo sin paralelo en los dos siglos anteriores. Los líderes mundiales insistieron en que finalmente habían hallado los mecanismos que podían realmente inhibir las recesiones de los ciclos capitalistas. Y la gente les creyó.

"Rama II", Arthur C. Clarke y Gentry Lee


Ineptos líderes políticos mundiales negaron o ignoraron primero los problemas económicos existentes, luego reaccionaron excesivamente con una sucesión de medidas individuales que fueron desconcertantes y/o inconsistentes, y finalmente alzaron los brazos desesperados mientras la crisis global se hacía más extensa y profunda.
Los intentos de coordinar las soluciones internacionales estuvieron condenados al fracaso debido a la creciente necesidad de cada una de las naciones soberanas de responder ante sus propios votantes.

"Rama II", Arthur C. Clarke y Gentry Lee


Organizaciones que tal vez hubieran sido capaces de desviar la marea del desastre si hubieran sido usadas adecuadamente se vieron viciadas desde un principio por los líderes políticos cortos de vista.

"Rama II", Arthur C. Clarke y Gentry Lee


NOTA: Esta coincidencia ha sido mencionada por otras bitácoras, y tratada con intenciones más catastrofistas, conspiranoicas, etc. Aquí me limito al lado humano, predecible, repetitivo y literario de nuestros actos.

1 comentarios:

dececon dijo...

Me encanta Arthur C. Clarke, su obra quiero decir, sobre su vida hay algunos puntos un tanto oscuros.
Aunque no me he leido este libro.
Pero, la verdad, gran parte de la ciencia ficción es un estudio de la sociedad actual. La pena es que cuando eres un chaval y te lees esos libros no te das cuenta de esos detalles. Eso siempre lo descubres en alguna relectura de adulto.

Publicar un comentario

 
;