viernes, 9 de diciembre de 2011

[Microrrelato] Anatomía anacrónica

Mi pierna izquierda se había quedado atrapada en verano. Se empeñaba en vestir bermudas y chancleta bajo cero. Intenté convencerla de que el frío había llegado, pero no parecía sentirlo. Al final, incapaz de vencerla, me uní a ella. Ahora son mis labios los que se han agarrado a diciembre, y se tiñen de azul cuando me pongo el bañador.

Diciembre de 2011

1 comentarios:

Anónimo dijo...

A.M.
Como de costumbre, Luis, un "microrrelato" muy elegante.
Gracias por seguir escribiendo.

Publicar un comentario

 
;