jueves, 22 de diciembre de 2011

El villancico más antiguo del mundo

El villancico más antiguo del que se tiene conocimiento es "Veni redemptor gentium" ("Ven Redentor de los Pueblos"), compuesto por Ambrosio de Milán en el siglo IV (d.C., por supuesto).

Nadie duda que la música haya cambiado a lo largo del tiempo, pero el texto sigue siendo suyo. Como este es un b log literario, adjunto el texto (gracias a christmas-carols.org.uk, interletras.com y 30giorni.it. Las rimas libres son mías):


Veni, Redemptor gencium,
Ostende partum virginis.
Miretur omne seculum:
Talis decest partus Deum.

Non ex virili semine
Sed mistico spiramine
Verbum Dei factum caro,
Fructusque ventris floruit.

Alvus tumescit virginis,
Claustra pudoris permanent;
Vexilla virtutum micant;
Versatur in templo Deus.

Procedens de thalamo suo,
Pudoris aula regia,
Gemine gigas substancie
Alacris ut currat viam.

Egressus eius a Patre,
Regressus eius ad Patrem;
Excursus usque ad inferos,
Recursus ad sedem Dei.

Equalis eterno Patri
Carnis tropheo accingere,
Ingirma nostri corporis
Virtute firmans perpetim.

Presepe iam fulget tuum,
Lumenque nox spirat novum
Quod nulla nox interpollet,
Fideque iugi laceat.

Ven Redentor de pueblos
nacido de una Virgen,
Que los tiempos te admiren
porque Dios ha nacido.

Sin semilla de hombre,
sino aliento divino,
el vientre ha florecido
y el Verbo se hizo Carne.

Crece el vientre de la Virgen,
siempre cerrado en pureza,
norma de virtud que brilla;
Dios en su Templo se encuentra

Que de su cámara salga,
de ese palacio tan puro,
a recorrer este mundo
el que tiene dos substancias.

De Dios Padre procede
y a Dios Padre regresa,
su viaje al infierno llega,
y a la estancia de Dios vuelve.

Coeterno con el Padre,
pero en nuestra misma carne,
nuestro cuerpo débil llena
con fuerza de vida eterna.

Pesebre, tu brillo es
nueva luz en esta noche,
la oscuridad se recoge
ante la más grande fe.


Os incluyo una interpretación por el coro de la abadía de St Albans.



Una nota curiosa sobre villancicos antiguos: otro de los más antiguos conocidos y conservados fue escrito por un español: Aurelius Prudentius Clemens, nacido en Calahorra, Zaragoza o Tarragona (a saber y discutir por expertos en el tema) a finales de dicho siglo IV. El nombre del villancico: "Corde Natus ex Parentis" ("Nacido del Amor del Padre").

0 comentarios:

Publicar un comentario

 
;