miércoles, 30 de noviembre de 2011 0 comentarios

Ciudades ficticias: Schwarzburg

En una historia que me contó mi almohada hace unas semanas había algunos vacíos, y tengo la deliciosa afición de intentar llenarlos. En ese cuento, un aspirante a guionista se presentaba ante Peter Jackson y Benicio del Toro. Los directores cinematográficos le ponían a prueba: "Cuéntanos algo que dé realmente miedo". El aspirante a guionista empezaba a hablar sobre un pueblo oscuro y tenebroso, perdido entre bosques, donde las pesadillas de la gente se hacían realidad.


Al despertar, un nombre imaginario acudió a mi cabeza: Schwarzburg.

Schwarzburg recibe a sus visitantes.
Fuente: Wikimedia

Lamentablemente, 350.000 años de evolución humana ya habían utilizado el nombre. Schwarzburg fue un condado desde el año 1.195 al 1.495 en el Sacro Imperio Romano-Germánico, bajo la protección de los Condes de Schwarzburg, en una región de la actual Alemania llamada Turingia. Por cierto, les gustaba mucho el nombre de Gunther, llegando hasta el XXXIX. Sin tener en cuenta nombres compuestos.

A finales del siglo XVI, la Casa Schwarzburg se dividió en dos: los Schwarzburg-Rudolstadt y los Schwarzburg-Sondershausen. Con la casa, el territorio se dividió también en dos. Un siglo más tarde, ambas casas obtuvieron el título de Príncipes, y ambas regiones se convirtieron en principados.

En 1909, ambas casas volvieron a unirse en el príncipe Günther Victor, que también fue el último príncipe alemán en abdicar en 1918, durante la Revolución Alemana y la caída de las monarquías alemanas.

Tras el final de la I Guerra Mundial, entre 1919 y 1920, ambas regiones se unieron al nuevo estado libre de Turingia, manteniendo sus nombres. En 1945, tras la II Guerra Mundial. fue ocupado por las fuerzas aliadas, pero pocos meses después paso al bloque soviético, donde se integró en la República Democrática Alemana. El resto es historia contemporánea.

Mientras, la Casa Schwarzburg pasó por dos personas más: Sizzo Schwarzburg (que sólo retuvo el cargo un año antes de morir en 1926) y su hijo Friedrich Günther Schwarzburg, que murió en 1971 sin descendiente directo. Hubo un par de pretendientes, pero no lograron imponer su derecho, y la casa real de Schwarzburg se extinguió.

El poco ostentoso escudo de Schwarzburg-Sondershausen
Fuente: Wikimedia

Centrándonos en el tema geográfico, tenemos un condado de Schwarzburg que se dividió en 2 principados, que se unieron en un sólo estado de Turingia pero mantuvieron sus nombres, uno con 85.000 habitantes (Schwarzburg-Sondershausen), y otro con 97.000 (Schwarzburg-Rudolstadt). Y, en este último, casi olvidado, heredero del nombre pero casi insignificante, encontramos por fin el pequeño municipio y pueblo de Schwarzburg.

Se trata de un pueblo muy pequeño, sólo 542 habitantes. A sus afueras están las ruinas del viejo y abandonado castillo de Schwarzburg (del siglo XII). Y, todo alrededor, bosques hasta donde llega la vista. Parece que sacado de mi sueño. ¿No es el lugar perfecto para una historia?

Ruinas del Castillo de Schwarzburg
Fuente: Wikimedia

Pues aún hay más: no muy lejos de la Aldea Negra se levanta la mucho más próspera Bad Blankenburg, literalmente la Aldea del Baño Luminoso...
lunes, 28 de noviembre de 2011 0 comentarios

[Cita] Tormenta de Espadas

Un hombre obeso siempre se sienta con comodidad, creo yo, porque lleva siempre consigo un cojín no importa a dónde vaya.

"Tormenta de Espadas", George R.R.Martin
viernes, 25 de noviembre de 2011 0 comentarios

[Microrrelato] Añoranza reprimida

-¡Es una jaula! -graznaban los cuervos.

-No es sólo una jaula -trinaba el ruiseñor-. Es mi casa, y aquí tengo todo lo que necesito.

-¡Es una jaula! -insistían.

-Aquí tengo comida y agua, calor en invierno y una bañera para refrescarme en verano. Me cuidan, me dan cariño. ¿Y qué tenéis vosotros? Nada.

-¡Jaula! ¡Jaula! -se alejaron gritando.

-Marcharos, iros a buscar algo que merezca la pena. ¡No encontraréis nada! -les trinó con histéricos agudos-. Yo me quedo aquí, en mi casa. No necesito vuestra libertad.

Observó sus plumas negras en el horizonte, dándose cuenta de que sólo habían señalado lo evidente.

Noviembre de 2011
miércoles, 23 de noviembre de 2011 0 comentarios

Curiosidades musicales

¿Soy el único que ve un claro plagio entre estas 2 canciones tan dispares, en sus estribillos?

Canción para público adulto

Canción para público infantil

¿No os parecen demasiado parecidos los estribillos de Cacao Maravillao y la Gallina Turuleca?
lunes, 21 de noviembre de 2011 0 comentarios

[Cita] Choque de Reyes

—Una vez conocí a un hermano que se ahogó en un tonel de vino. Pero era de mala cosecha, y el sabor del cadáver no la mejoraba, precisamente.
—¿Os bebisteis el vino?
—Es espantoso encontrarse a un hermano muerto. A ti también te habría hecho falta un trago.


"Choque de Reyes", George R. R. Martin
viernes, 18 de noviembre de 2011 0 comentarios

[Microrrelato] Sorpresa en el cajón

Entre sus pertenencias encontramos una colección de cartas nunca enviadas. En ellas relataba lo que todos sabíamos con detalles que nunca conocimos, hechos que lo cambiaban todo. Demasiado tarde, descubrimos que no conocíamos a mi madre. Era una gran escritora.

Noviembre de 2011
miércoles, 16 de noviembre de 2011 2 comentarios

Carta de disculpa

Querido amigo,

Hoy no te he podido contestar, estaba en una de esas reuniones que duran tantos eones que te sorprende que las civilizaciones aún se mantengan al acabar. Sí, una de esas reuniones en las que se discuten asuntos de gran urgencia e importancia que quedarán olvidados al atravesar el marco de la puerta. Mi dedo, obligado por el respeto a los contertulios, ha tenido que silenciar el timbre de tu llamada. Perdóname.

Miento al decir que estaba en una reunión, pues sólo parte de mí lo estaba. Mi cuerpo era visible, sí, y muchos testigos lo afirmarán sin duda. Mi mente seguía los derroteros del orden del día, y así lo atestiguarán quienes oyeron las palabras que aporté. Pero mi alma, querido amigo, mi alma no estaba en esa sala, en ese cuerpo, escuchando aquellas frases. Mi alma estaba acurrucada en un rincón de mi pecho, acongojada, sola, aplastada.

El mundo no se detiene cuando alguien se baja de él, sigue moviéndose a la misma velocidad que antes de que nos paráramos a mirar por última vez a ése que ya no viajará con nosotros. Cuando apartamos la vista, descubrimos que los paisajes, las caras, la gente, siguen cambiando a toda velocidad, mareándonos. Y así ha sido mi regreso al trabajo: intenso, arrebatador, absorvente, pero, en contraste con el viajero que nos dejó, frío, insulso, incoloro. Mi alma desearía que este viaje fuera una gran fiesta, en la que sólo se ganan compañeros y amigos, nunca se perdieran. Pero esas no son las reglas, no, la letra pequeña del billete que no leímos era bien clara: la gente se apea, pero no hay paradas; se apea en marcha.
Por eso te pido perdón, amigo mío, y te doy las gracias. Porque, mientras me hundía entre las vanalidades de la vida cotidiana, con el alma arrinconada y amordazada, tu llamada no respondida ha sido como un soplo de aire fresco para mi espíritu. Sólo el calor de los que aún siguen aquí templa la gelidez del día a día. Y cuando, agotado como si me hubieran absorvido hasta la última gota de vida, me he arrastrado fuera de la reunión, el recuerdo de tu llamada no contestada ha bastado para que me sienta vivo de nuevo, que vuelva a tener ganas de viajar.
Prometo llamarte pronto. No temas colgarme, sabré que estás allí, como yo al colgarte.
Tu amigo.
lunes, 14 de noviembre de 2011 0 comentarios

[Cita] Terry Pratchett

"-Estoy seguro de que podemos trabajar en la misma dirección, señor.

Lord Vetinari enarcó las cejas.

-Oh, confío en que no, de verdad confío en que no. Una sola dirección es la meta del despotismo y la tiranía. Los hombres libres trabajan hacia toda clase de direcciones. -Sonrió-. Es la única forma de progresar."

La Verdad
Terry Pratchett
viernes, 11 de noviembre de 2011 2 comentarios

[Microrrelato] Control férreo

Lo detuvieron poniendo una bomba bajo la torre eléctrica. En el juicio se defendió histérico de volar ferrocarriles, molinos y grandes esculturas: "Sois esclavos del hierro. Se ha infiltrado en nuestra sangre y os induce a buscarlo, desenterrarlo y darle forma de gigantes. Pasais la vida defendiéndolo y sirviéndolo, pensáis que lo usáis pero es al revés. ¡Rebelaos contra la tiranía férrica!" Lo condenaron los hombres, pero lo encerraron tras barrotes metálicos.

Octubre de 2011
miércoles, 9 de noviembre de 2011 1 comentarios

Lenguas eficaces

Leo en la web del Sr. Santiago un estudio sobre la eficacia de los lenguajes que llega a la siguiente conclusión: los lenguajes con mucho significado por palabra se hablan más deprisa, los que tienen poco significado por palabra se hablan rápido. Y, de ese modo, la cantidad de información que recibe el cerebro por minuto es poco más o menos constante en todos los idiomas.

Imagen extraída de la página del Sr. Language How

Por ejemplo, el español tiene una cantidad de información por palabras baja: hacen falta muchas palabras para expresar un lenguaje. Esto se debe al uso de artículos, al hecho de separar significados en distintas palabras ("el más grande" en español se dice "biggest" en inglés) y a otros motivos.


A la hora de hablar, esta claro que las costumbres se ajustan a la velocidad del cerebro. A la hora de leer, seguramente también: la velocidad de proceso del cerebro sigue igual, así que la media de palabras por minuto leídas en español está entre 200 y 300 y en chino entre 70 y 90. Tengo en casa una copia del Son Tzu, el Arte de la Guerra, que incluye cada capítulo en chino y en español. Cada capítulo en la lengua original es una página o menos. En Español, tres o cuatro.


Una de mis máximas antes de escribir algo es intentar que lo que cuento valga más que los árboles que pierden su vida para darle soporte (aunque, evidentemente, lo consigo poco). Dejando el ámbito de la comprensión y entrando en otros como eficiencia de almacenado y ecología, si escribiera en otros lenguajes mis textos ocuparían mucho menos espacio. Ahora tengo claro que, si quiero que un personaje guarde mucha información en poco espacio (evidentemente, para esconderlo), usará mandarín u otro idioma más denso. Permaneceré atento a los avances del estudio de los Sres. Peregrino, Coupé y Marsico.
lunes, 7 de noviembre de 2011 0 comentarios

[Cita] Choque de Reyes

Sólo un tonto se humilla a sí mismo, habiendo tantos hombres en el mundo dispuestos a encargarse de esa tarea.

"Choque de Reyes", George R. R. Martin
viernes, 4 de noviembre de 2011 0 comentarios

[Microrrelato] Deseos vacíos

Empezó ignorando todos los saludos, las palabras, los gestos, con paciencia e indiferencia, hasta que logró que dejaran de verlo.Por fin era invisible. Podía entrar en cualquier lugar o hacer lo que quisiera sin dejar de ser ignorado. Había conseguido la tranquilidad que buscaba.

Su familia lloraba su recuerdo cada vez que les daba besos insulsos.

Octubre de 2011
miércoles, 2 de noviembre de 2011 1 comentarios

El autismo y la televisión

La semana pasada, entre otras cosas, mencioné los tests de autismo, o AQ tests, que miden, entre otras cosas, la capacidad empática o inteligencia interpersonal.

No quería dejar pasar la ocasión de comentar algo que leí que el Sr. Parra comentaba: un comentario sobre el libro "Everything Bad Is Good for You" del Sr. Johnson (en español: "Cultura Basura, Cerebros Privilegiados"). El Sr. Johnson defiende que ver la televisión aumenta la inteligencia (sin entrar en cuál).
Portada de "Everything Bad Is Good For You", del Sr. Johnson
Fuente: wikimedia
Origen: Editorial Riverhead
Cito una frase del Sr. Parra, deducida de ese libro:
Los cerebros, sobre todo los infantiles, están construidos para ser constantes adictos a la información y la resolución de problemas. No existen los cerebros vagos o que tienden a la vaguedad, salvo excepciones. Si una televisión, pues, concita hasta tal extremo la atención de los niños, por ejemplo, no es porque la televisión los convierta en zombies o porque los niños se sientan más a gusto desconectando sus cerebros. La televisión es un estimulante cognitivo, y el telespectador está epistémicamente hambriento.

Los niños son absorbidos por la televisión porque ese aparato constituye la mayor fuente de información, actividad y complejidad que hay en toda la casa. (No se defiende aquí que la tele sea igual de positiva que un libro, sino que ejercita áreas cerebrales que a las que el libro no alcanza y viceversa: no hay que dejar de leer libros o de resolver problemas matemáticos, pero tampoco hay que dejar de ver la televisión sencillamente porque creamos que es nociva
.)
El Sr. Johnson indica que el nivel medio de inteligencia en EEUU ha aumentado gracias a la televisión. Comentando esta teoría con un compañero de trabajo, el Sr. Warren, creemos que todo test de inteligencia conlleva una componente cultural. Si yo hago un test de inteligencia en inglés, saldré mucho más tonto que en español. Y es posible que el IQ de EEUU haya aumentado porque, gracias a la televisión, han aumentado los conocimientos medios del ciudadano americano, que tiene acceso a un nuevo medio de propagación de información.

Por supuesto, las teorías contrarias indican que la facilidad de acceso a la televisión y la obtención fácil de resultados frente a otros ejercicios acostumbra al cerebro a una actividad ligera distinta a la necesaria para resolver problemas en la vida real, y que la vaguedad surge de que el cerebro se acostumbre a la falta de verdaderos desafíos. Pero no vamos a entrar a debatir este tema, que lo dejamos para cada lector.

Lo que quiero comentar es que el Sr. Johnson defiende que los Reality Shows desarrollan la inteligencia emocional, la empatía, más allá que las historias inventadas, debido a que reflejan la realidad de las relaciones humanas con más perfección. Una ficción nunca pueden captar toda la riqueza y creatividad de una persona auténtica. Citando otro análisis del Sr. Parra (que realmente le ha sacado jugo al libro):
Cuidado, no se está aquí analizando el nivel intelectual de los participantes en estos concursos, ni tampoco la moralidad de este tipo de programas, lo que se evidencia son exclusivamente los efectos que provocan en el cerebro un profundo y prologando acceso a estos formatos televisivos.
(...)
Los cerebros de los televidentes echan humo tratando de discernir la lógica social del universo planteado por el programa, tratan de adivinar quiénes merecen mayor confianza, quienes están mintiendo o están siendo hipócritas, trazan futuribles, discuten con otros aficionados acerca de las estrategias tomadas por cada concursante (visionando debates, participando en foros, examinando con lupa una y otra vez las situaciones), etc.
El razonamiento es tan lógico que no puedo sino quitarme el sombrero: ver un Reality desarrolla la inteligencia emocional más que mirar el techo. Pero, ¿un Reality desarrolla la inteligencia emocional más que la interacción con personas reales? La facilidad de acceso a la televisión y la falta de riesgo (no hay interacción real ni consecuencias) puede hacer que el aprendizaje se quede menos fijado en nuestro cerebro.

¿Qué opináis?
 
;