viernes, 1 de julio de 2011

[Microrrelato]El valor de lo pequeño

Ninguno elegimos cómo nacer; yo nací idea. Y no una afortunada, sino una idea tonta, inútil, apenas graciosa. Mi padre estuvo cerca de matarme con el olvido, pero mi esterilidad le debió de hacer gracia y me compartió. Así provoqué las primeras risas de desprecio. Y esa debilidad se convirtió en mi fuerza, me ayudó a crecer, de boca en boca. Nadie me tomaba en serio, pero ahora gobierno el mundo.

Junio 2011

0 comentarios:

Publicar un comentario

 
;